BENVINGUTS!

En aquesta nova iniciativa de Còsmik, mantindrem un fil de comunicació continuada amb els nostres clients.

El blog s'actualitzarà com a mínim d'un cop per setmana, i si hi ha alguna efemèride important, amb més freqüència.
Usarem tant el català com el castellà en les nostres entrades.

Suggeriments, comentaris, dubtes a: lastronomadeguardia@gmail.com

dilluns, 31 de gener de 2011

AL FINAL, EL GRAFENO NO ES TAN COOL

Aunque desde hace tiempo parecía ser el material del futuro, puede que el grafeno no vaya a resultar tan estratégico como nos habían vendido. Según un artículo aparecido en la revista Natura Nanotechnology del 30 de enero, la molibdenita resulta mejor como alternativa al silicio.

Una investigación realizada por el LANES (Laboratory of Nanoscale Electronics and Structures) ha revelado que la molibdenita [disulfuro de molibdeno (MoS2)] resulta ser un semiconductor la mar de efectivo. Este mineral, abundante en la naturaleza, ya suele emplearse como aditivo en aleaciones de acero y en lubricantes industriales. Ahora puede dar el salto a la electrónica.

"Es un material bidimensional, muy delgado y fácil de usar en nanotecnología. Tiene un gran potencial en la producción de transistores muy pequeños, diodos emisores de luz (LEDs) y células solares", dice el profesor del EPFL Andras Kis, cuyos colegas del LANES M. Radisavljevic, prof. Radenovic y M. Brivio trabajaron con él en el estudio.

Y compara sus ventajas frente a otros dos materiales: el silicio, actual componente fundamental de los chips empleados en electrónica e informática, y el grafeno. Una de las ventajas de la molibdenita es que es menos voluminosa que el silicio, que es un material tridimensional. "En una lámina de 0,65 nanómetros de espesor de MoS2, los electrones pueden moverse con tanta facilidad como en una de silicio de 2 nm", explica Kis.
"Pero actualmente no es posible fabricar una lámina de silicio tan delgada como una lámina monocapa de MoS2". Otra ventaja de la molibdenita es que puede usarse para hacer transistores que consuman 100.000 veces menos energía en estado suspendido (standby) que los tradicionales transistores de silicio.

Todas estas ventajas pueden convertir a la molibdenita en el semiconductor dominante en la electrónica del futuro, de forma que Silicon Valley se convierta en Molybdenite Valley.

Porque, fíjate qué casualidad, los tres mayores yacimientos de molibdenita del planeta están en Questa (New Mexico, USA), Henderson (Colorado, USA) y Climax (Colorado, USA).

Bueno, usando las palabras del sabio Bernd Schuster ¡no hase falta desir nada más!


Accede al artículo de Nature Nanotechnology en http://dx.doi.org/10.1038/nnano.2010.279
Visita el Laboratory of Nanoscale Electronics and Structures (LANES) en http://lanes.epfl.ch

Xavier

dimecres, 26 de gener de 2011

La Lluna en un cove? El Sol en un iPod!!!

¿Eres un fanático del Sol? ¿Te gustaría estar al tanto, en tiempo real, del estado de nuestra estrella? Pues estás de enhorabuena. Las sondas gemelas STEREO-A y -B de la NASA, que monitorizan el estado del Sol desde dos localizaciones diferentes, envian sus imágenes a la Tierra… ¡y directamente a tu iPhone o iPad! De forma que el Sol que ves girar en tu pantalla ¡es el Sol en tiempo real! Descárgate la aplicación aquí (es gratis, ¡eehh! Aixó és gravíssim!)

Xavier

dimecres, 19 de gener de 2011

Como no había TV... ¡monedas!

Es sabido que, en tiempos en que aún no existía la tele, el medio que empleaban los gobernantes para darse a conocer al pueblo, e incluso registrar hechos notables, eran las monedas.

¿Puede una moneda helenística de 2600 años de antigüedad indicarnos un evento astronómico? Bueno, pues eso es lo que cree Robert Weir, profesor de arqueología y lenguas clásicas de la University of Windsor, en Canadá, y apasionado astrónomo amateur.

El profesor Weir, buen especialista en numismática antigua, encontró extraña la iconografía empleada en una acuñación de Antíoco VIII, fechada alrededor del año 120 aC. La moneda presenta en una cara el rostro del rey seleúcida, pero en el reverso aparece Zeus, erguido bajo un creciente lunar y, sobre su diestra extendida, aparece flotando lo que parece una estrella muy brillante.

Lo interesante es que esta iconografía de Zeus no se había empleado antes, pero jamás volvió a usarse después. Eso hizo que Weir se interesará por la cuestión e intentara relacionarla con un suceso astronómico que invloucrase a la Luna y a otro objeto celeste muy brillante, y que pudiese tener por testigo al rey del Imperio Seleúcida.

Y descubrió que el 17 de enero de 121 aC, los residentes de la capital, Antioquía, en su paseo nocturno, pudieron ver al planeta Júpiter "tragado" por la Luna, un fenómeno que los astrónomos actuales llaman ocultación. Este fenómeno, puramente astronómico, se vería reforzado por las creencias astrológicas del momento: en esa fecha, Júpiter (Zeus para los griegos, dios máximo y por tanto relacionado con los reyes) estaba en la constelación de Cáncer, signo regente de la región siria.

Siguiendo ese hilo, el profesor ha descubierto que en la misma época hubo otras ocultaciones importantes. Otra de Júpiter ese mismo año, y apenas una semana después de la primera, hubo una ocultación de Venus, cosa que también constituía un signo positivo. Así que con toda probabilidad los astrólogos pronosticarían buenos augurios para el el monarca.

Como consecuencia, Antíoco VIII, gobernante junto a su madre de un reino inestable, pudo haber imaginado que finalmente los cielos se aliaban con él. Lo cual sin duda merecería darse a conocer a través del medio de difusión más importante de la época: las monedas.

Pero, desafortunadamente para Antíoco, su imperio se sumergió en una época conflictiva, con uno de sus hermanos, Antíoco IX, disputándole el derecho al trono. Finalmente ambos resolvieron dividir lo que quedaba del reino seleúcida.

Así que la buena suerte cósmica del rey parece que no duró demasiado. Weir explica que 'pocos años después de que asesinara a su madre hubo todo tipo de malhadados eclipses de Marte y Saturno'. Incluso peor, poco antes de que la moneda dejase de acuñarse, alrededor de 114 aC, 'ocurrió algo en el cielo que solo acontece una vez cada 2.000 años', cuenta.  "La Luna eclipsó a Marte y a Saturno al mismo tiempo. Un acontecimiento que estaba entre los peores augurios que uno podía contemplar".

Por suerte, los humanos ya no nos regimos por esas fantasías astrológicas, ¿no?

¿¿NO??


El estudio del profesor Robert Weir fue presentado en la reciente reunión anual del Archaeological Institute of America. (ANI).

Fuente: http://www.unreportedheritagenews.com/2011/01/2100-year-old-greek-coin-may-have.html

Xavier

dimarts, 18 de gener de 2011

Células solares de material no tóxico

Bueno, no es que vayamos por ahí lamiendo células fotovoltáicas (aunque hay aficiones muy extrañas), pero siempre tranquiliza saber que, seguramente, la proxima generación de células solares ya no será tóxica.

Según informa Oxford Photovoltaics, empresa surgida de la universidad de esa misma ciudad británica, la firma ha desarrollado una nueva tecnología de células solares que se fabrica con materiales baratos, abundantes, no tóxicos y no corrosivos, y puede manufacturarse a cualquier escala.

Las nuevas células solares se imprimen sobre vidrio u otras superficies, están disponibles en un amplio rango de colores y pueden ser ideales en edificios nuevos donde se incorporarían las fotocélulas en acristalamientos y paredes.

Oxford PV emplea tecnología de capa fina, lo cual no es ciertamente una novedad en células fotovoltáicas. El avance reside en que no usan electrolito líquido (que implica la necesidad de sellado del contenedor) sino un semiconductor orgánico sólido, lo que permite la impresión de módulos solares completos sobre vidrio u otras superficies.

Esta tecnología, que permite trabajar sobre grandes superficies sin tener que preocuparse sobre sellados extensos ni encapsulados, puede representar un punto de inflexión en cuanto a la implementación masiva de la energía solar fotovoltáica. Según Oxford PV, los costes de fabricación de su producto serán alrededor de un 50% inferiores a los de la tecnología actual de capa fina más barata, y esperan que este nuevo dispositivo logre finalmente competir en costos con la electricidad no subvencionada generada con combustibles fósiles. También puede revolucionar la incorporación de materiales fotovoltáicos en ventanas, paredes y otras zonas de los edificios.

De lo que no hablan en Oxford es de su rendimiento. El de las células fotovoltáicas comerciales actuales está sobre el 15-20%, lo que dificulta  mucho la amortización de la inversión inicial. Desarrollar células seguras y baratas es un paso adelante evidente, pero mejorar significativamente su rendimiento ya sería decisivo: queremos células solares que den electricidad limpia, y no para ponerlas en la ensalada…

Visita Oxford Photovoltaics en www.oxfordpv.com

Xavier