BENVINGUTS!

En aquesta nova iniciativa de Còsmik, mantindrem un fil de comunicació continuada amb els nostres clients.

El blog s'actualitzarà com a mínim d'un cop per setmana, i si hi ha alguna efemèride important, amb més freqüència.
Usarem tant el català com el castellà en les nostres entrades.

Suggeriments, comentaris, dubtes a: lastronomadeguardia@gmail.com

dimecres, 23 de març de 2011

Tu vecino es un cyborg

Aunque en alguna ocación lo hayas sospechado, no es así. De momento.

Según informa el Centre Suisse d'Electronique et Microtechnique, que lidera el proyecto WiserBAN financiado por la Unión Europea, en un futuro próximo se espera que los ciudadanos europeos puedan ir sustituyendo sus piezas (o parte de ellas) tal como vayan fallando. ¡Ya estoy viendo a Berlusconi frotándose las manos!

El proyecto WiserBAN (wireless Body Area Networks - redes inalámbricas corporales locales) tiene el objetivo de desarrollar innovadores microsistemas ultraminiaturizados de RF para fabricar dispositivos portátiles y/o implantables de aplicación médica, biomédica, de wellness y lifestyle (si alguien puede traducir convenientemente eso de wellness y lifestyle, que me avise). Concretamente, se focaliza sobre dispositivos de audición, implantes cardíacos, bombas de insulina e implantes cocleares.

Todas estas aplicaciones, en que para el bienestar del usuario es vital la discreción y la miniaturización, ahora se ven muy limitadas debido al excesivo tamaño y consumo de las actuales soluciones inalámbricas. El plan de investigación implementa la miniaturización extrema de dispositivos BAN, y se enfocará hacia emisores SoC (System on Chip) de consumo ultra bajo, MEMS de RF y de baja frecuencia y componentes miniatura, antenas reconfigurables miniatura, SiP (System in Package) miniaturizados y de bajo coste, procesamiento de señal de sensor y protocolos flexibles de comunicación. ¡Ahí es nada!

En fin, que si dentro de unos años le das un beso a tu novio/a y notas un regusto extraño, como de aceite lubricante, no habrá duda: ¡tu amante es europeo/a!

Visita el CSEM en www.csem.ch


Xavier

dilluns, 21 de març de 2011

Olvídate de la Luna. La noticia es Mercurio

Durante el fin de semana, los meteorólogos de la tele y los periodistas se volcaron en anunciar la Luna llena más grande en bastantes años (bueno, un 14% de extra, inapreciable a simple vista para los no iniciados). Indudablemente una buena excusa para salir con el/la novio/a de noche y hacer prácticas... de astronomía.

Pero la noticia estaba un poco más lejos. Y es importante. Por primera vez, una nave espacial entra en órbita alrededor del planeta más interno del Sistema Solar. El esquivo Mercurio dejará de tener secretos.

La nave MESSENGER de la NASA, lanzada hace más de seis años y medio, y que ha realizado diversos pasos cerca del planeta, mantuvo su motor en marcha durante 15 minutos para frenarse lo suficiente y entrar en órbita a las 9 p.m. EDT del día 17 de marzo, tras un paciente viaje de 4.900 millones de km (quizá en lugar de MESSENGER debieron bautizarla Job)

Las próximas semanas los ingenieros se dedicarán a asegurar el funcionamiento de los sistemas de a bordo, teniendo en cuenta las condiciones especialmente duras del entorno térmico mercuriano. Se espera que esta fase termine el 4 de abril.

A pesar de su relativa cercanía a la Tierra, Mercurio es un gran desconocido, pero desde ahora contamos con un observatorio perfectamente colocado para desvelar sus misterios.

Permanezcan atentos a este blog (y no tanto a la tele)

Web de la misión MESSENGER

Xavier

dijous, 17 de març de 2011

Una excursión a la atmósfera superior sin subirse a un avión

Imagen ideal de Chipir
Aunque parezca el lema de una oferta de televisores, se trata de un proyecto que pronto se hará realidad... ¡al menos para unos cuantos chips electrónicos!

Uno de los problemas que sufren los vuelos espaciales, ya sean tripulados o no, es el impacto de los rayos cósmicos. Esta radiación cósmica, constituida por partículas subatómicas extremadamente energéticas, puede provocar fallos en los sistemas electrónicos, particularmente en vehículos espaciales, pero también aéreos e incluso terrestres.

Efectivamente, la interacción de los rayos cósmicos de alta energía con la atmósfera desencadena lluvias de radiación electromagnética y partículas. Estos chaparrones incluyen neutrones de alta energía: en un vuelo comercial normal, moviéndose a 30.000 - 35.000 piés, la radiación cósmica se debe principalmente a los neutrones. Estas lluvias de neutrones son lo bastante intensas para afectar la electrónica de a bordo en los llamados efectos de eventos puntuales ['single event effects' (SEE)]. Pero últimamente, como las dimensiones de los componentes de los chips electrónicos se han reducido por debajo de los 100nm, los ensayos de neutrones para evitar SEE están desplazándose del tradicional sector aerospacial hacia otras áreas, como transporte, telecomunicaciones, medicina y sistemas computacionales (sí, correcto: ¡a veces se te cuelga el ordenador por culpa de un neutrón!).

Los problemas debidos a SEE pueden ir desde el borrado de la memoria de un dispositivo hasta la completa destrucción de su electrónica. Recordemos el curioso caso de mayo de 2003 en Bélgica, cuando un neutrón impactó en una máquina de voto electrónico, sumando 4.096 votos (2 elevado a la 12) a una de las candidaturas (por lo visto, es mucho mejor que te vote un neutrón que una persona).

Por tanto, para mejorar la seguridad de la información (y de las personas...) resulta esencial garantizar la protección de los componentes microelectrónicos frente a la radiación cósmica. Para realizar los correspondientes ensayos antes de fabricación, el proyecto Chipir del consorcio británico ISIS empleará un intenso chorro de neutrones de alta energía. Este chorro neutrónico simulará, en una hora, la radiación cósmica que afectaría a los microchips en un vuelo de 100 años por las capas altas atmosféricas. Estas simulaciones permitirán a los fabricantes construir sistemas electrónicos más fiables, lo que a su vez hará más seguros a coches, aviones, naves espaciales… y ordenadores.

¿Quién es el último para tomar una ducha de neutrones?

Más info en http://www.isis.stfc.ac.uk/instruments/Chipir/
(la imagen procede de esta web)

Xavier

dimecres, 16 de març de 2011

La bombilla LED, más cerca

Ese Edén electroluminiscente, en el que todos podremos acceder a bombillas de semiconductor, de bajo consumo y de bajo coste, está cada vez más cerca (y no solo para los creyentes en el dios de la tecnología punta).

Según informa en un comunicado de prensa, la empresa Bridgelux ha desarrollado una tecnología que permite el crecimiento epitaxial de semiconductor GaN sobre una oblea-base normal de silicio. Aunque a muchos esta frase os pueda parecer un arcano insondable, para los iniciados suena a música celestial.
En efecto, hasta ahora la tecnología empleada para fabricar LEDs emplea obleas-base de zafiro o de carburo de silicio, compuestos caros y que habitualmente se ofrecen en obleas de pequeño tamaño. Para reducir costes, siempre se tiende a emplear obleas grandes, típicamente de 8 pulgadas, pero obtenerlas de esta talla en estos materiales resulta muy caro y complicado. La nueva tecnología de Bridgelux, al formar los diodos LED directamente sobre una arcáica oblea de silicio (la de los transistores de toda la vida) permitirá, según la empresa, reducir los costes en un 75% (¡!), y sin perder mucha luminosidad. En las pruebas se ha obtenido un rendimiento de 135 lumens por watio usando un solo LED de 1,5mm trabajando a 350mA. Estos resultados son comparables con las bombillas a LED de zafiro disponibles hace 12-24 meses.
La espectacular reducción de costes, aparte de por el uso de compuestos más baratos, se debe a que la optimización del proceso de crecimiento epitaxial sobre obleas normales de silicio de 8 pulgadas hará compatible la manufactura de estos LEDs con las actuales líneas automatizadas de producción de semiconductores de silicio, simplificando extraordinariamente los procesos de fabricación.
Bridgelux espera que sus productos de GaN sobre base de silicio estén disponibles comercialmente en el curso de los próximos dos-tres años.

Así que, nunca mejor dicho, parece que tenemos un futuro brillante.


Más info en la web de Bridgelux.

Xavier